En colaboración

Funerales preventivos. Fábulas políticas con dibujos de Rogelio Naranjo

Ida y vuelta. Correspondencia de fútbol con Martín Caparrós

El ojo en la nuca. Conversaciones con Ilan Stavans

Funerales preventivos.

Fábulas políticas con dibujos de Rogelio Naranjo

   Mandatarios que se vacunan en salud de los oprobios y las reprobaciones -todos bien merecidos- que les traerá el futuro y la Historia, y que para salvarse de las venganzas de sus rivales políticos y del rencor de un pueblo que odiará a destiempo, inventan los funerales anticipados; se convierten así en ex mandatarios que se declaran muertos porque son muy vivos, se adueñan del privilegio de jalarle los pies a sus rivales, y pueden hablar desde ultratumba sabiendo que nadie los va a contradecir.
Puestos a elegir entre votar por el gobierno del cambio o votar por el candidato de la restauración de lo mismo, el país vive en un zigzag donde pareciera que la acción evasiva no sirve de nada: recibimos las peores, siempre, de todas las posibilidades. Personajes descabellados de un país empobrecido pero con un alto concepto de la lealtad: es fiel, sobre todo, a su vocación para naufragar y seguir al mismo tiempo a la deriva.

Ida y vuelta.

Correspondencia de fútbol con Martín Caparrós

  Durante el Mundial de Sudáfrica, día tras día, carta tras carta, Martín Caparrós y Juan Villoro recuperaron la pasión esencial de los aficionados: convertir el futbol en palabras. Caparrós recorría el mundo mientras Villoro veía el campeonato en su sillón de largo recorrido. Un nómada y un sedentario definían sus horas a partir de lo ocurrido en la cancha, y se lo escribían en una correspondencia inverosímil. Al hablar de goles, golpes, contragolpes, jugadas y jugadores, hablaban de las extrañas casualidades y supersticiones que definen el juego y el destino.

En Ida y vuelta, el autor de Boquita y el de Dios es redondo confirman que el futbol sucede para garantizar la amistad y la polémica, y que las gestas que existen por un día existen para siempre. Gracias a dos testigos de excepción, las emociones que parecían fugaces se vuelven literatura.

El ojo en la nuca.

Conversaciones con Ilan Stavans

En tiempos de las redes sociales la conversación es un arte en decadencia. Se trata de una pérdida significativa. Para Borges, la cultura se originó gracias a «unos cuantos griegos conversadores». Quien dialoga se sirve de la inteligencia en forma libre y gratuita; aplaza las certezas, las opiniones definitivas, la voluntad de tener razón, y descubre con asombro ideas propias. A contrapelo de la celeridad contemporánea, Stavans y Villoro se han servido de internet para dialogar dilatadamente, como lo hubieran hecho en un café, explorando su pasión común por la literatura y las circunstancias en que ocurre. El ojo en la nuca es una conversación en tono suelto, atrevido, que incluye las hipótesis, las confesiones, los desahogos, las bromas, las anécdotas y las interpretaciones que no siempre llegan a la versión definitiva de los textos pero los sustentan en secreto. En este singular y fascinante intercambio de perspectivas, el ojo sólo podía estar en la nuca.

© 2020 creado para JV por Sofía Grivas.